PASTEL JAPONÉS


Si te gusta la comida asiática, el pastel japonés te gustará, y si no probablemente también. Es una deliciosa receta con varios ingredientes, pero mucho más fácil de hacer de lo que imaginas, en la que el queso de crema cobra especial protagonismo.

Te comentamos en qué consiste, cuáles son sus ingredientes y cómo realizarlo, paso a paso, para que consigas un excelente resultado la primera vez que te animes a hacerlo. Es muy sencillo y no va a llevarte demasiado tiempo prepararlo, aunque requiere dedicación, ya que lleva una hora de horno.

Si estás buscando preparar algo diferente a lo convencional o te ha interesado saber cómo preparar este delicioso postre, que puede ser un buen desayuno, merienda o acompañante en cualquier ocasión, te comentamos cómo debes hacerlo. Es una de las mejores recetas de tarta de queso, una versión de un postre tradicional muy original con la que sorprenderás a tus visitas.

Es un postre típico de cafés y pastelerías japonesas, pero que ha llegado a nuestro país por lo rico que está. Teniendo en cuenta la tradición japonesa, es una receta muy reciente, pero que ha logrado implementarse fácilmente y que adquirió gran popularidad especialmente en los años 60 y 70. Ahora, puede llegar a tu casa y así descubrirás si te gusta o te encanta.

Si te gusta la repostería y estás constantemente buscando recetas nuevas que preparar o ya te has aburrido de probar lo de siempre, tienes que intentarlo con este pastel japonés, cuya selección de ingredientes y preparación hemos hecho con mucho mimo. Encantará a todo el mundo, ¡incluso a algunas personas a las que no les gusta la tarta de queso! No negamos que hay recetas más sencillas con menos ingredientes, pero esta destaca por su originalidad y lo bien que queda en la mesa.

Ingredientes


  • 250 gr de queso crema
  • 50 gr de mantequilla a temperatura ambiente
  • 100 ml de leche entera
  • 8 yemas de huevo
  • Una pizca de sal
  • El zumo de medio limón
  • 70 gr de harina
  • 50 gr de Maizena
  • 8 claras de huevo
  • 150 gr de azúcar
  • ¼ de cucharaditas de crémor tártaro o zumo de limón
  • Azúcar glass para decorar

Preparación


  1. En un bol batid el queso crema, la mantequilla y la leche durante unos 5 minutos hasta que se integre bien. Añadid las yemas, la pizca de sal y el zumo de limón y seguid batiendo unos minutos más.
  2. Tamizad la harina, la Maizena y lo añadís. Seguid batiendo. Volcad la mezcla en un bol amplio y reserváis
  3. Abrid el horno a 160 °C, introducid una bandeja con agua para que se vaya calentando para el posterior baño maría.
  4. Coged el molde de 18 o 20 cm de diámetro y poned papel vegetal en la base y en los laterales, dejando que sobresalga ya que el pastel sube bastante. Forrad la base del molde y los laterales exteriores con papel de aluminio para evitar que entre agua dentro del molde durante el horneado al baño maría.
  5. Batid las claras hasta que empiecen a hacer espuma, añadid el crémor tártaro y seguid batiendo. Cuando empiecen a blanquear añadid poco a poco el azúcar hasta que las claras empiecen a formar picos. Una vez montadas las añadís despacio a la mezcla anterior que teníais reservada hasta integrarlo todo.
  6. Abocad la mezcla al molde. Introducidlo dentro del horno con el agua caliente y lo dejáis de 50 a 60 minutos. Cuando esté hecho el pastel, apagad el horno y abrís un poco la puerta del horno, unos 5 minutos.
  7. Después lo dejáis enfriar sobre una rejilla. Lo desmoldáis con cuidado y lo dejáis en la nevera durante un par de horas. A la hora de servir poned azúcar glass por encima

Consejo


A la hora de juntar las claras a punto de nieve con el resto de la mezcla, las tenéis que incorporar despacio y removerlas con paciencia, desde el fondo del bol hasta arriba con movimientos envolventes suaves para no perder el aire que habéis conseguido al montarlas.

Utensilios utilizados