Cafeteras

Hay multitud de modelos de cafeteras en el mercado, pero las que nunca pasan de moda y siguen estando entre las más demandadas, son las tradicionales: Cafeteras de acero inoxidable, italianas, de inducción y de émbolo.

 

10% dto en la marca Culinarium y regalo de un protector

 

10% dto en la marca Culinarium y regalo de un protecto
16
Fijar Dirección Descendente
Ver como Parrilla Lista

16 artículos

por página
  1. Precio habitual 37,95 € Precio especial 34,95 €
  2. Precio habitual 32,95 € Precio especial 29,95 €
Fijar Dirección Descendente
Ver como Parrilla Lista

16 artículos

por página

 

El café, igual que el té, se ha convertido en un producto muy consumido en todo el mundo. Su ingesta es todo un ritual y hay mucha información relacionada con sus orígenes, fabricación y artículos relacionados. Un caso claro de ello es el de las cafeteras. Existen multitud de modelos, pero os vamos a mostrar las de corte tradicional.

Cada uno de los tipos de cafeteras que existen cuentan con unas características determinadas. De ello depende directamente el tipo de café que se consuma, lo que permite al usuario elegir cuál de ellas se adapta a sus necesidades y gustos. Cabe destacar que estamos hablando de una industria muy potente, ya que el café es el segundo producto más comercializado, por detrás el petróleo.

La cafetera más usada y popular es la italiana. Aunque el proceso de preparado lleva su tiempo, el resultado es de los mejores para los amantes del café más puro. Se trata de una herramienta fabricada en aluminio, que incorpora un mango acrílico de color negro. Tiene una válvula de seguridad, fácil de limpiar, y puede usarse en todo tipo de encimeras menos en las de inducción.

Muy similar a este modelo, existe la cafetera cona, mucho más moderna en cuanto a diseño. El recipiente inferior se cubre de agua, mientras que en el superior se agrega café molido. Una vez completado el proceso, se lleva a una fuente directa de calor y se espera a que el agua llegue a ebullición. El resultado es un café con mucho sabor y notas muy intensas.

Dentro de la misma familia de cafeteras tenemos la de émbolo. Con ella, aparte de cafés, también pueden prepararse infusiones. Solo hace falta calentar agua y añadirla al recipiente. Tras este paso, se cierra la tapa y se empuja el émbolo, dejando pasar las partículas de aroma de café que se mezclan con el agua.