HUEVOS DE CHOCOLATE


Nada mejor que sorprender a tus amigos, familiares, visitas y seres queridos con un postre, merienda o desayuno original y con mucho sabor. Lo mejor de todo es que no necesitáis muchos ingredientes para hacer esta receta de huevos de chocolate.

De hecho, solo necesitarás un kilo de chocolate blanco o negro, según te guste, y un poco de tiempo de elaboración. Si quieres imitar a los huevos sorpresa de toda la vida, pero con una preparación hecha por ti, en que puedes elegir el chocolate que más te guste y sepas lo que es, sin duda esta receta te encantará.

Es una receta para los más golosos, para las personas a las que les encanta el chocolate y que gusta mucho a los niños. Además, puedes usarla como huevos de Pascua, algo que te vendrá genial si tienes ahijados o ahijadas a los que regalar algo en Semana Santa. Lo mejor de todo es que es único, hecho por ti, y eso sin duda está muy valorado. Si quieres, puedes decorarlos al gusto o darles una nueva vida haciendo uso de tu imaginación.

Aunque sea algo delicioso, recuerda no abusar en su consumo. Sabemos que te encanta y que gustará mucho a los peques de la casa, pero no es recomendable comer más de una cierta cantidad diaria, y no todos los días. Puede ser una buena idea para un cumpleaños, fiesta escolar, celebración, una merienda especial o cuando te apetezca preparar algo diferente y algo calórico.

Conoce una receta con la que podrás preparar huevos de chocolate en poco tiempo y como un experto, con resultados espectaculares. Te comentamos cómo puedes hacerlo paso a paso, con consejos que te ayudarán a solventar cualquier problema y lograr los mejores resultados. Disfrutarás con el proceso, si lo haces tú o en compañía.

Ingredientes


  • 1 kg de chocolate cobertura (blanca o negra)

Preparación


  1. Fundid el chocolate al baño maría, removiendo constantemente con una espátula. Después poned el bol dentro de un bol más grande con agua fría y dejáis que el chocolate se enfríe hasta que quede ligeramente espeso.
  2. Con un pincel, empezáis a “barnizar” los moldes con forma de huevo hasta llegar a cubrirlos de chocolate. Cuanto más capas pongáis más resistente será el huevo.
  3. Entre capa y capa dejáis enfriar el chocolate a temperatura ambiente alrededor de unos 15 min, encima de una rejilla.
  4. PARA JUNTAR LAS DOS MITADES DE LOS HUEVOS:
  5. Para unir las dos caras del huevo calentad una bandeja al horno y pasad las caras que queréis unir por la bandeja caliente.

  6. Juntaréis las dos mitades presionando con cuidado. El chocolate deshecho unirá las dos partes.

Consejo


Cuando fundís el chocolate, tenéis que saber que si es con leche tiene que llegar a los 45 °C, mientras que si es chocolate negro tiene que llegar a los 48 °C. Para templar el chocolate fundido, cuando es chocolate con leche tiene que llegar a los 26 °C y si es chocolate negro a los 28 °C. Podéis comprobar la temperatura exacta con un termómetro para chocolate.

Utensilios utilizados