CEREBRO DE HALLOWEEN


¿Truco o trato? No te conformes con insignificantes caramelos y ve a por chucherías de mayor entidad. Una dulce muestra de cerebro de Halloween es un buen ejemplo de ello. Especialmente si puedes preparártelo con comodidad en casa. Un tipo de tarta que se está convirtiendo en todo un icono de la fiesta, casi al nivel del mismo Jack O'Lantern.

El éxito de este dulce reside en su acertado parecido con el cerebro humano. Un parecido que resulta todavía más asombroso si consideramos sus ingredientes. Básicamente, con azúcar, harina y colorantes. Se trata de otra imaginativa muestra del éxito de esta celebración. Lo que en su momento fue una tradición celta de la antigua Scotia triunfó en Estados Unidos y, desde aquí, en el resto del mundo.

¿Cómo degustar un cerebro sin necesidad de cantar Trick or treat?

La internacionalización de esta celebración ha dado como resultado impresionantes hitos artísticos, como esta receta que describimos. En menos de media hora, puedes tener una espléndida tarta para cuatro personas. En esencia, los utensilios no difieren respecto a los de cualquier otra tarta: batidoras, molde, pincel y spray antiadherente.

En cuanto a los ingredientes, procura conseguir 300 ml de leche, 135 ml de aceite de oliva, 350 g de harina y 1 kg del azúcar (del que, aproximadamente, tres cuartas partes han de ser de azúcar color carne Renshaw). Por menos de 30 euros, puedes tener listo este intelectual manjar.

Consejos para su ingesta

No olvides que el bol ha de tener estructura ovalada, para asemejarse más a la estructura cerebral humana. Recomendamos ingerir este apetitoso cerebro de Halloween de noche, como postre de la cena. Así, podrás salir a la calle y hacer la digestión, mientras te sientes como un auténtico zombie, sin necesidad de maquillaje. Anímate y echa un bocado a las tendencias gastronómicas de los muertos en vida.

Ingredientes


  • 135 ml de aceite de oliva suave
  • 360 gr de azúcar
  • 3 huevos L
  • 2 cucharadas de cacao en polvo sin azúcar
  • Colorante rojo en pasta
  • 2 cucharaditas de esencia de vainilla
  • 300 ml de leche
  • 1 cucharadita del jugo de un limón
  • 350 gr de harina
  • 1 cucharadita de bicarbonato de sodio
  • 2 cucharaditas de vinagre blanco de manzana
  • 750 gr de pasta de azúcar color carne Renshaw

Preparación


  1. Encienda el horno y caliente a 180°C arriba y abajo.
  2. Añada las dos cucharaditas de limón a la leche y deje reposar 10 minutos.
  3. En un bol prepare los ingredientes húmedos. Coloque el aceite y el azúcar y con la ayuda de un batidor mezcle. A continuación, incorpore los huevos hasta obtener una masa homogénea.
  4. En otro bol prepare los ingredientes secos y con la ayuda de un tamizador, incorpore la mitad de éstos al bol de los ingredientes húmedos. Por otra parte, incorpore también la mitad de la leche con el limón
  5. Cuando la mezcla sea homogénea, acabe de incorporar la otra mitad de los ingredientes secos y lo que queda de la leche. Remueva.
  6. Incorpore la esencia de vainilla. Añada el colorante rojo y remueva para que se disuelva en la masa.
  7. Para finalizar el red velvet, incorpore en un recipiente pequeño el vinagre con el bicarbonato para activarlo y añádalo a la masa.
  8. Engrase el molde con espray antiadherente, añada la masa resultante y métalo en el horno unos 35 minutos.
  9. Saque y deje reposar 10 minutos dentro del molde sobre una rejilla, antes de desmoldar. Deje enfriar completamente.

Montaje del pastel


  • Con un cuchillo de sierra, corte la masa por los lados para darle forma ovalada.
  • Una vez tenga la forma, con la ayuda de una espátula, rellene la red velvet con la crema de queso.
  • Corte la pasta de azúcar en tiras y dele forma cilíndrica de aprox. 1 cm de grosor y adhiera al pastel enroscándola para imitar la corteza cerebral.
  • Con la ayuda de un pincel de silicona, pinte por encima con salsa de frambuesas para así hacerlo más terrorífico.

Utensilios utilizados


CEREBRO DE HALLOWEEN


¿Truco o trato? No te conformes con insignificantes caramelos y ve a por chucherías de mayor entidad. Una dulce muestra de cerebro de Halloween es un buen ejemplo de ello. Especialmente si puedes preparártelo con comodidad en casa. Un tipo de tarta que se está convirtiendo en todo un icono de la fiesta, casi al nivel del mismo Jack O'Lantern.

El éxito de este dulce reside en su acertado parecido con el cerebro humano. Un parecido que resulta todavía más asombroso si consideramos sus ingredientes. Básicamente, con azúcar, harina y colorantes. Se trata de otra imaginativa muestra del éxito de esta celebración. Lo que en su momento fue una tradición celta de la antigua Scotia triunfó en Estados Unidos y, desde aquí, en el resto del mundo.

¿Cómo degustar un cerebro sin necesidad de cantar Trick or treat?

La internacionalización de esta celebración ha dado como resultado impresionantes hitos artísticos, como esta receta que describimos. En menos de media hora, puedes tener una espléndida tarta para cuatro personas. En esencia, los utensilios no difieren respecto a los de cualquier otra tarta: batidoras, molde, pincel y spray antiadherente.

En cuanto a los ingredientes, procura conseguir 300 ml de leche, 135 ml de aceite de oliva, 350 g de harina y 1 kg del azúcar (del que, aproximadamente, tres cuartas partes han de ser de azúcar color carne Renshaw). Por menos de 30 euros, puedes tener listo este intelectual manjar.

Consejos para su ingesta

No olvides que el bol ha de tener estructura ovalada, para asemejarse más a la estructura cerebral humana. Recomendamos ingerir este apetitoso cerebro de Halloween de noche, como postre de la cena. Así, podrás salir a la calle y hacer la digestión, mientras te sientes como un auténtico zombie, sin necesidad de maquillaje. Anímate y echa un bocado a las tendencias gastronómicas de los muertos en vida.

Ingredientes


  • 135 ml de aceite de oliva suave
  • 360 gr de azúcar
  • 3 huevos L
  • 2 cucharadas de cacao en polvo sin azúcar
  • Colorante rojo en pasta
  • 2 cucharaditas de esencia de vainilla
  • 300 ml de leche
  • 1 cucharadita del jugo de un limón
  • 350 gr de harina
  • 1 cucharadita de bicarbonato de sodio
  • 2 cucharaditas de vinagre blanco de manzana
  • 750 gr de pasta de azúcar color carne Renshaw

Preparación


  1. Encienda el horno y caliente a 180°C arriba y abajo.
  2. Añada las dos cucharaditas de limón a la leche y deje reposar 10 minutos.
  3. En un bol prepare los ingredientes húmedos. Coloque el aceite y el azúcar y con la ayuda de un batidor mezcle. A continuación, incorpore los huevos hasta obtener una masa homogénea.
  4. En otro bol prepare los ingredientes secos y con la ayuda de un tamizador, incorpore la mitad de éstos al bol de los ingredientes húmedos. Por otra parte, incorpore también la mitad de la leche con el limón
  5. Cuando la mezcla sea homogénea, acabe de incorporar la otra mitad de los ingredientes secos y lo que queda de la leche. Remueva.
  6. Incorpore la esencia de vainilla. Añada el colorante rojo y remueva para que se disuelva en la masa.
  7. Para finalizar el red velvet, incorpore en un recipiente pequeño el vinagre con el bicarbonato para activarlo y añádalo a la masa.
  8. Engrase el molde con espray antiadherente, añada la masa resultante y métalo en el horno unos 35 minutos.
  9. Saque y deje reposar 10 minutos dentro del molde sobre una rejilla, antes de desmoldar. Deje enfriar completamente.

Montaje del pastel


  • Con un cuchillo de sierra, corte la masa por los lados para darle forma ovalada.
  • Una vez tenga la forma, con la ayuda de una espátula, rellene la red velvet con la crema de queso.
  • Corte la pasta de azúcar en tiras y dele forma cilíndrica de aprox. 1 cm de grosor y adhiera al pastel enroscándola para imitar la corteza cerebral.
  • Con la ayuda de un pincel de silicona, pinte por encima con salsa de frambuesas para así hacerlo más terrorífico.

Utensilios utilizados