Plat postres

Plato de postre elaborado con materiales de gran calidad. De ese modo, se da la opción de poder lavarlo tanto a mano como introducirlo en el lavavajillas

 

Back to tàper, fins el 40% de descompte
15
Set Descending Direction
View as Grid Llista

15 Items

per page
Set Descending Direction
View as Grid Llista

15 Items

per page

Ponte en situación, has acabado una maravillosa comida con tus familiares, amigos o vecinos y llega el momento de servir el postre, ¿vas a servir esa fabulosa tarta o bizcocho casero en un plato normal? No. En cualquier cocina que se precie debe haber un buen plato para postre que permita servirlo con elegancia formalidad y pulcritud. En muchas ocasiones, el alimento está mucho más bueno si a nivel visual resulta apetecible, para ello hace falta un plato como este.

Características

Este plato está diseñado con porcelana de gran calidad que aumenta su durabilidad. Gracias al compromiso y confianza del fabricante y su marca, se produce un plato de postre verdaderamente resistente.

Tanto es así, que el fabricante promete que se puede lavar tanto a mano como en el propio lavavajillas. Esa decisión desde este momento, está en tus manos. Tú decides cómo quieres lavarlo.

Utilizar esta clase de platos no tiene ningún misterio. Están diseñados para presentar los postres con mucha formalidad y elegancia. Aún así, sus características hacen de esta clase de plato una gran oportunidad. La porcelana consigue mantener la temperatura del alimento sin traspasártela a ti. Otra de las grandes ventajas es su tamaño tan medido. No te asustes, sea cuál sea el tamaño de tu mano se adapta para hacer del agarre algo fácil y sencillo.

A nivel estético, la porcelana es un material muy bonito, elegante, formal y moderno. Por lo tanto, pese a que lo puedes guardar en cualquier estante de un armario, si lo dejas a la vista no quedará mal, más bien todo lo contrario. Precisamente, gracias a esa elegancia se puede utilizar en cualquier evento o reunión especial o formal que se presente en el futuro. Evidentemente, en el día a día también puede hacerse uso. Al final, los límites los pones tú.