Sacacorchos y abrebotellas para vino y cava

Los sacacorchos son una pieza fundamental de la cocina. En la web de Culinarium contamos con una amplia variedad para que elijas el que más te guste
8
Fijar Dirección Descendente
Ver como Parrilla Lista

8 artículos

por página
  1. Precio habitual 27,95 € Precio especial 25,95 €
  2. Precio habitual 10,95 € Precio especial 9,95 €
  3. Precio habitual 59,95 € Precio especial 49,95 €
Fijar Dirección Descendente
Ver como Parrilla Lista

8 artículos

por página

 

Los sacacorchos son un complemento de cocina totalmente necesario, ya que permiten abrir todas aquellas botellas que tengan un cierre con corcho. A la hora de elegir uno, es importantísimo escoger aquel que vaya a sacar el corcho dejándolo casi intacto, ya que en la mayoría de ocasiones lo volverás a tener que utilizar.

Para elegir qué sacacorchos comprar es bueno tener en cuenta con qué frecuencia lo vas a utilizar. En el caso de que seas aficionado al vino y prácticamente todos los días descorches una botella, lo más recomendable es que elijas uno eléctrico, que se encarga de hacer el proceso de manera automática de un modo sencillo y en pocos segundos. Estos sacacorchos normalmente funcionan por batería de carga que consigue varios descorchados de autonomía y además llevan luces Led que indican el funcionamiento y el proceso.

Si a pesar de la frecuencia prefieres uno manual, lo ideal es elegir uno de dos tiempos o de alas que hacen que puedas llevar a cabo el proceso de una manera más cómoda. Lo más importante es tener en cuenta que materiales de fabricación lleva para conseguir que mantenga el corcho en perfecto estado independientemente de si el vino lleva muchos o pocos años esperando para ser abierto.

Normalmente los vinos de añadas más viejas suelen tener los corchos más débiles, por lo que es importante tener este factor en cuenta a la hora de elegir un buen sacacorchos.

Otro motivo por el cual conviene fijarse en los materiales de fabricación es para asegurar cierta durabilidad a la hora de poder dar un mantenimiento adecuado. Lo mejor es que estén fabricados con materiales resistentes a los golpes y arañazos por una parte y fáciles de limpiar por otra, ya que normalmente este complemento nos va a acompañar durante varios años en nuestras cocinas.