Copas agua

Copas de agua para completar la mesa, servir el agua en su copa correspondiente y beberla de una manera cómoda gracias a sus dimensiones, tallo y base
4
Fijar Dirección Descendente
Ver como Parrilla Lista

4 artículos

por página
Fijar Dirección Descendente
Ver como Parrilla Lista

4 artículos

por página

Las copas para el agua son un elemento de cristalería clave a la hora de montar una mesa. Su amplia variedad, formas y tallados hacen que muchas veces no sepamos cuáles elegir. Normalmente la copa de agua es la más grande y se coloca la primera.

Las copas de agua suelen ser las más grandes, con una forma abombada y siempre se colocan las primeras en la mesa. Son copas alargadas, esféricas y abombadas y cuentan con algunas similitudes con el resto de copas. El tamaño permite que se eche gran cantidad de agua: estas copas normalmente se llenan hasta la mitad.

Se suelen fabricar de cristal y tallo finos, al igual que el resto de copas, para hacerlas manejables a la hora de beber. De esta manera, la copa se podrá agarrar sin complicaciones. Otro aspecto que comparten con otras copas es que la base es lo suficientemente ancha como para sujetar la copa sin tener que tenerla agarrada todo el tiempo. De esta manera se evita que el agua se caliente en seguida y ayuda a que se mantenga en perfecto estado más tiempo.

Las copas normalmente están hechas de cristal transparente para que se identifique sin problema lo que hay en su interior. Uno de los beneficios de este material es que es apto para uso alimentario, ya que ni pega ni traspasa olores o sabores de usos anteriores. Mantiene el olor, sabor y textura de lo que se está bebiendo en el momento en perfectas condiciones durante el tiempo que se consuma.

Otro punto a favor que tienen estas copas es que son de fácil limpieza y mantenimiento. En la mayoría de ocasiones son aptas para soportar el lavado mecánico del lavavajillas pero, en caso de lavarlas a mano, no se suelen estropear ni arañar gracias al cristal resistente.