Cazos

Un cazo hace maravillas en la cocina con recetas a tu medida. Son duraderos, ideales para infinidad de recetas y te ofrecen posibilidades infinitas
12
Fijar Dirección Descendente
Ver como Parrilla Lista

12 artículos

por página
Fijar Dirección Descendente
Ver como Parrilla Lista

12 artículos

por página

Un cazo es un utensilio comúnmente elaborado en metal, no muy ancho pero bastante alto y cuya función es la de cocer los alimentos en diferentes tipos de estufas y cocinas. Según el modelo de este producto, puedes hacer grandes cantidades de alimentos para las fechas especiales o para la receta del día en tu hotel o restaurante; o, si te decides por uno pequeño, puedes calentar una deliciosa sopa para tu almuerzo. Los cazos son muy funcionales, ya que los materiales con los que están fabricados les permiten que sean duraderos. Además, algunos cuentan con tapa, lo que propicia una cocción más homogénea de la comida.

Por lo regular, un cazo es robusto y duradero. Reparte correctamente la temperatura entre los alimentos independientemente de si se utiliza gas o leña para preparar las recetas. Es ideal en muchos aspectos, desde calentar la leche del desayuno hasta preparar salsas que conllevan bastantes ingredientes.

Además, se pueden hacer muchos procesos gastronómicos sin necesidad de recurrir a utensilios personalizados. Entre ellos están fabricar almíbar y caramelo, hacer infusiones, cocer y confitar.

Un cazo puede tener una base sencilla o doble con placas que tienen el objetivo de ser difusoras del calor. Además, consta de un mango que normalmente es del mismo material que el cuerpo.

Ten en cuenta que, al igual que la mayoría de utensilios de cocina, para que su tiempo de vida se prolongue muchos años, un cazo se debe cuidar. Por eso, no es aconsejable ponerlos al fuego cuando están vacíos ni evitar utilizar cucharas y tenedores de metal para remover los alimentos que contendrá para que no se generen rayones.

Ante de usar un cazo para cocinar, se recomienda hervir vinagre en él. Este proceso evitará que los alimentos se peguen después.

Compra ya y comienza a hacer maravillas en la cocina. ¡Las posibilidades son infinitas!